• 0
  • 0

Dr. Carvajal Lizano | Clínica Neurológica CR

La enfermedad de Parkinson es un padecimiento degenerativo del sistema nervioso central caracterizado por trastornos del movimiento. 

Sus alteraciones principales son el temblor, la rigidez y la dificultad para iniciar los movimientos.

Esta enfermedad fue descrita por James Parkinson en 1817 y desde entonces lleva su nombre.

La Enfermedad de Parkinson es una enfermedad crónica, los medicamentos ayudan a evitar su avance.

La enfermedad se desarrolla evolucionando los síntomas,  pudiendo llegar en algunos casos a producir incapacidad para que el paciente realice sus labores habituales o de trabajo.

Es recomendable  acudir al neurólogo al inicio de los síntomas con el fin de tener un diagnóstico preciso e iniciar el tratamiento recomendado para evitar su evolución e incapacidades.

La enfermedad es causada por el daño o muerte de las células (neuronas) en un área del cerebro llamada sustancia nigra que es donde se produce la dopamina, sustancia que tiene mucha importancia en los circuitos cerebrales que controlan el movimiento. 

Existe también el llamado Parkinsonismo que es un síndrome en el que se observan los mismos síntomas que en la Enfermedad de Parkinson pero se debe a una causa específica como puede ser un déficit de irrigación que provoca pequeños infartos cerebrales en las zonas productoras de dopamina. También es producido por medicamentos como los antisicóticos.

Los síntomas de la enfermedad son: 

  1. Temblor:  generalmente de inicio en las manos, aunque puede presentarse también en piernas y en el cráneo y la mandíbula.  Este temblor es predominantemente en reposo.
  2. Rigidez:  se presenta generalmente en las extremidades superiores e inferiores.
  3. Hipokinesia:  dificultad para el inicio de los movimientos, con lentitud de los mismos.
  4. Otros síntomas:  el paciente puede presentar otros muchos síntomas siendo los más frecuentes trastornos de la postura, equilibrio , marcha  y lenguaje.

Se considera una enfermedad esporádica, esto significa que puede padecerla cualquier persona sin que se pueda considerar hereditaria.

No se conoce su causa, se postula que puede haber una predisposición genética y factores ambientales.

La enfermedad afecta más a hombres que a mujeres, generalmente se inicia luego de los 60 años aunque puede iniciarse tempranamente incluso antes de los 50 años.

El tratamiento de la Enfermedad de Parkinson consiste en sustituir la sustancia que falta (dopamina) con medicamentos que la contienen como la levodopa o con medicamentos que imitan su función (agonistas dopaminérgicos) o que  disminuyen su eliminacióncomo la selegilina.

A través de la evolución de la enfermedad puede ser necesario aumentar las dosis de los medicamentos o utilizar mezclas de varios grupos para controlar los síntomas.

También existe la alternativa de la estimulación cerebral profunda y la cirugía que se reserva para casos con enfermedad avanzada y síntomas invalidantes que no evolucionan bien con los medicamentos.

Cada caso debe individualizarse y el neurólogo puede recomendar otros tratamientos como la sicoterapia, la fisioterapia o la terapia ocupacional.

Actualmente se cuenta con modernos métodos para el diagnóstico y seguimiento de la Enfermedad de Parkinson como lo son el estudio con isótopos  radioactivos, y ell ultrasonido de la sustancia nigra.

En ambos métodos se realiza medición de la sustancia nigra en el cerebro para seguir su tamaño y establecer el diagnóstico de la Enfermedad de Parkinson.

El ultrasonido de sustancia nigra se realiza en nuestro laboratorio en la Clínica Neurológica y es de gran ayuda para valorar la evolución de cada caso.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *